Al maestro con cariño: Arturo “Zambo” Cavero


Cuantas veces me divertí y lloré cantando tus canciones. Con los amigos del barrio, colegio, del instituto con quienes orquestábamos una bullanga criolla en el puente  Villena de Miraflores a esperar la llegada del Sunset. Siempre al ritmo de guitarra y cajón. Era tan grave la bulla organizada siempre con tu potente voz al frente que llegaba Serenazgo  con furia de león para desalojarnos. Felizmente estaban tus interpretaciones para detenerlos y volverlos mansos gatitos. Así ponías a todos los que te escuchábamos. Tanto que arrancabas lágrimas al corazón.

Esta es la segunda vez que recorro los pasos de una persona querida por multitudes. Primero Alvaro Ugaz, un “maestrito” en el Periodismo. El Periodismo me llevó a conversar con sus  amigos del colegio, con su maestra y tutora. Ahora el turno fue para ti maestro de maestros, recorriendo el callejón de un solo caño del viejo Solar de Banderita Blanca en la cuadra once de la avenida Abancay.  Aunque no tuve la dicha de ser tu amigo, tuve la dicha de haber nacido en esta hermosa tierra del Sol y haber disfrutado de tu arte, suficiente para respetar y quererte.

“Tuta” te decía tu madre Digna. Nadie me supo decir a ciencia cierta que significaba ese apelativo, ni siquiera tus amigos más cercanos. Pero finalmente lo averigüe. Recurrí a mi sabia madre y tu sabia madre te decía Negro de cariño. Pues “Tuta” era una forma cariñosa de llamarte Negro. Así como el mismo color de la noche donde miles de personas jaranearon contigo, bebieron, besaron y amaron cuerpos luego de escuchar tus interpretaciones hasta poner a todos con la piel de gallina y sentirse más peruanos.

El respeto que ganaste llevó hasta tu yaciente cuerpo a cantantes, ministros de estado, al presidente de la República, pero sobretodo a gente humilde al que le regalaste algo de alegría para aliviar las penas del corazón. Y en gratitud solo querían decirte un hasta luego, en vez de decir Adiós. Ese mismo saludo fraterno va de la señora Ofelia, Mery, de Don Roberto, David, todos tus inseparables amigos de infancia del callejón del centro de Lima, que no pudieron llegar a ti por salud, dinero.

El Perú perdió al mejor exponente de la música criolla, pero todos los peruanos ganamos mucha identidad solo con escuchar la manera como interpretabas cada una de las canciones, hecho que es muy difícil alcanzar sobre todo para un pueblo como el peruano que muchas veces nos distraemos en peleas cojudas.

Una respuesta a Al maestro con cariño: Arturo “Zambo” Cavero

  1. yo qiero hac er cantante qiero qe me enseñen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: